Cultura Financiera

El engaño populista

En 2016, aunque parece que fue hace unos meses por la temática que abordan, Axel Kaiser y Gloria Álvarez presentaron su libro El engaño populista, un trabajo “contra la demagogia, las falacias y las trampa del populismo” en el que, para entender este fenómeno tan arraigado en Hispanoamérica, analizan la anatomía de la mentalidad populista, su desprecio por la libertad individual y la correspondiente idolatría por el Estado, así como el odio hacia el neoliberalismo o su obsesión igualitarista, entre otros aspectos.
Los autores inician El Capítulo I Anatomía de la mentalidad populista, con una cita de Enrique Krauze: “El populismo ha sido un mal endémico de América Latina. El líder populista arenga al pueblo contra el ‘no pueblo’, anuncia el amanecer de la historia, promete el cielo en la tierra. Cuando llega al poder, micrófono en mano, decreta la verdad oficial, desquicia la economía, azuza el odio de clases, mantiene a las masas en continua movilización, desdeña los Parlamentos, manipula las elecciones, acota las libertades”.

En seguida escriben que existen al menos cinco desviaciones que configuran la mentalidad populista y que es necesario analizar para entender el engaño que debemos enfrentar y superar. La primera es un desprecio por la libertad individual y una correspondiente idolatría por el Estado, lo cual emparenta a nuestros populistas socialistas con populistas totalitarios como Hitler y Mussolini. La segunda es el complejo de víctima, según el cual todos nuestros males han sido siempre culpa de otros, y nunca de nuestra propia incapacidad para desarrollar instituciones que nos permitan salir adelante.

La tercera, relacionada con la anterior, es la paranoia “antineoliberal”, según la cual el neoliberalismo —o cualquier cosa relacionada con el libre mercado— es el origen último de nuestra miseria. La cuarta es la pretensión democrática con la que el populismo se viste para intentar darle legitimidad a su proyecto de concentración del poder. La quinta es la obsesión igualitarista, que se utiliza como pretexto para incrementar el poder del Estado y así enriquecer al grupo político en el poder a expensas de las poblaciones, beneficiando también a los amigos del populista y abriendo las puertas de par en par a una desatada corrupción. El objetivo de Axel Kaiser y Gloria Álvarez es explicar en qué consiste cada una de estas desviaciones.

Para Gloria Álvarez, el populismo empieza por insertar odio en la sociedad, mediante la manipulación del lenguaje. Debido a ella desaparece la referencia al individuo para hablar del pueblo, o quien apoya la voluntad del gobierno, y del antipueblo, o quien es contrario a esa voluntad, pero la realidad es que el pueblo no existe, ni el antipueblo tampoco. Lo que existen son individuos y todo lo demás es manipulación psicológica. Axel Kaiser considera que el populismo tiene elementos de socialismo y de nacionalismo. Para él no hay diferencia entre fascismo, nazismo, comunismo o populismo, porque la esencia de todos ellos es el antiliberalismo y la idolatría del estado como ente capaz de resolver todas las cosas.

El populismo, sin embargo, no es un fenómeno particular de Latinoamérica. Gloria Álvarez indica al respecto que lo que ocurre en esa área es que hay necesidades latentes que hace que estalle más rápidamente. Axel Keisler destaca que la novedad del socialismo del siglo XXI es considerar a la democracia como instrumento para desarrollar el socialismo. Además, el discurso está controlado por intelectuales que son básicamente socialistas, porque de lo que se trata es de construir una hegemonía cultural. Esto es posible, considera Gloria Álvarez, por la falta de comprensión de cómo funciona la economía. Cada vez que hay una crisis económica se le echa la culpa al mercado cuando la verdadera responsabilidad le corresponde a la intervención del Estado. Los conceptos vertidos y sus contextos hacen interesante esta obra de actualidad.
Para Gloria Álvarez, el populismo empieza por insertar odio en la sociedad, mediante la manipulación del lenguaje. Debido a ella desaparece la referencia al individuo para hablar del pueblo, o quien apoya la voluntad del gobierno, y del antipueblo, o quien es contrario a esa voluntad, pero la realidad es que el pueblo no existe, ni el antipueblo tampoco. Lo que existen son individuos y todo lo demás es manipulación psicológica. Axel Kaiser considera que el populismo tiene elementos de socialismo y de nacionalismo. Para él no hay diferencia entre fascismo, nazismo, comunismo o populismo, porque la esencia de todos ellos es el antiliberalismo y la idolatría del estado como ente capaz de resolver todas las cosas.

El populismo, sin embargo, no es un fenómeno particular de Latinoamérica. Gloria Álvarez indica al respecto que lo que ocurre en esa área es que hay necesidades latentes que hace que estalle más rápidamente. Axel Keisler destaca que la novedad del socialismo del siglo XXI es considerar a la democracia como instrumento para desarrollar el socialismo. Además, el discurso está controlado por intelectuales que son básicamente socialistas, porque de lo que se trata es de construir una hegemonía cultural. Esto es posible, considera Gloria Álvarez, por la falta de comprensión de cómo funciona la economía. Cada vez que hay una crisis económica se le echa la culpa al mercado cuando la verdadera responsabilidad le corresponde a la intervención del Estado. Los conceptos vertidos y sus contextos hacen interesante esta obra de actualidad.

Suscríbete a Revista IMEF News

Análisis y opinión de expertos en economía, finanzas y negocios para los tomadores de decisiones.

Te puede interesar

fintech

Inversión en fintech se concentrará en menos empresas

La inversión en la industria financiera tecnológica se moverá hacia menos empresas pero de más calidad, planteó Antonia Rojas, socia de ALLVP.

Control de precios

La fijación exógena de los precios

Perpetuamente pobres

El presidente López Obrador nos confirma que lo que él no quiere para México es el progreso económico.

fintech

Inversión en fintech se concentrará en menos empresas

La inversión en la industria financiera tecnológica se moverá hacia menos empresas pero de más calidad, planteó Antonia Rojas, socia de ALLVP.

Campo mexicano

Perpetuamente pobres

El presidente López Obrador nos confirma que lo que él no quiere para México es el progreso económico.

La inflación no es un vampiro, no hay una bala de plata que acabe con ella

México es un país donde muchos mercados no funcionan